Perros senior

Cuidado de perros mayores

Como consecuencia de los avances en la medicina veterinaria, el conocimiento que tenemos hoy en día sobre los cuidados y la mejora en la nutrición, los perros ahora viven más sanos y más años. Pero, al igual que en nosotros, el paso del tiempo se deja notar, y te darás cuenta que tu mascota ya no es tan vibrante o activa como antes.

Estar atentos a las etapas naturales por las que tu perro va pasando según se hace mayor, así como a todo lo que debes hacer para que tu perro esté lo más activo, sano y cómodo posible, es imprescindible para que los dos disfruteis al máximo de esta última etapa de la vida de tu perro.

¿Como y cuándo sabré que mi perro se está haciendo mayor?

Lo s perros van experimentando cambios graduales según avanzán en la fase geriátrica de sus vidas, son cambios muy notables, similares a los que nos suceden a nosotros cuando envejecemos, les salen canas, su forma física va decayendo y sus reflejos ya no son tan agudos como antes.

Se pueden deteriorar el olfato, la vista y su audición, su energía y estado de conciencia también pueden disminuir. De hecho, a menudo el primer signo del envejecimiento es un descenso general en su actividad, sumado a periodos de siestas más largas y profundas.

Estos signos pueden empezar antes de los 8 años en razas grandes como el Gran Danés, mientras que los perros de razas pequeñas pueden mantenerse jóvenes hasta los 12 años, o incluso más.

Es más, un perro sano tardará mas en envejecer que uno que ha sufrido alguna enfermedad de cachorro. De nuevo, igual que en nosotros, el proceso de envejecimeinto varía de individuo a individuo. Tu veterinario podrá decirte a partir de que momento se debe considerar a tu perro un abuelo.

Ahora es conveniente realizar revisiones dos veces al año.

Según va envejeciendo tu perro, las revisiones periódicas en en tu veterinario serán más importantes que nunca. De hecho, en esta fase de la vida de tu perro, recomendamos una revisión exhaustiva cada 6 meses, ya que los perros adultos pueden envejecer hasta 3 años (en terminos humanos) cada año natural. Además del examen completo habitual, tu veterinario puede recomendar realizar analíticas de bioquímica sanguinea o urinaria.

Mantén a tu veterinario informado.

Es muy importante que le cuentes a tu veterinario cualquier cambio que detectes en el comportamiento o en estado físico de tu perro. A veces problemas que tu asumes que simplemente están relacionados con la edad avanzada de tu perro pueden ser el resultado de algún proceso que quizás pueda ser tratado antes de que empeore.

Por ejemplo, si tu perro es reticente al ejercicio, esto puede que deribe de una artritis o un problema cardiaco, ambos tienen una solución médica, y no simplemente de la disminución de energia propia de la edad.

La revisiones periódicas semestrales, pueden ayudar a tu veterinario a diseñar un programa preventivo para tu mascota y de este modo detectar los problemas a tiempo para tratarlos de modo eficaz. Trabajando en equipo ambos podréis asegurar que los últimos años de tu perro sean felices y libres de patologías.

Como alimentar un perro mayor.

Las necesidades nutricionales de tu perro pueden cambiar según envejece. Puede ocurrir que aunque tu perro coma menos, aun así siga engordando. Esto puede ser debido a una disminución del metabolismo o a un descenso de su actividad. El exceso de peso puede puede agravar muchas enfermedades caninas, incluyendo problemas respiratorios, cutáneos, cardiacos o articulares.

Para ayudar a tu mascota a perder peso intenta darle raciones más pequeñas o gradualmente cambia a una dieta baja en calorias. Otros perros tienen el problema contrario, pierden peso al envejecer, puede ser por diabetes, cardiopatías, enfermedad periodontal o algún tipo de enfermedad renal entre otras causas. En cualquiera de estos casos pregunta a tu veterinario para que te aconseje sobre las dietas indicadas para tu mascota.

Cuida la ergonomía de tu mascota mientras se alimenta.

También deberías asegurar que tu perro está cómodo mientras come. La mayor parte de los propietarios de mascotas colocan los comederos y bebederos en el suelo, pero esto puede ser una fuente de molestias para un perro de gran tamaño o con sobrepeso, o para aquellos con artritis, puede hacérseles difícil, o incluso doloroso agacharse para comer.

Muchos distribuidores de productos para mascotas tienen mesas de varias alturas y tamaños especialmente diseñadas para insertar un comedero y un bebedero. También podrías diseñar tu propia solución económica y práctica como prodría ser un cajón de plástico recubierto con una toalla para absorver derrames de agua o comida.