Enfermedades frecuentes

Enfermedades frecuentes en perros

Como dueños es muy importante estar alerta y conocer las enfermades que tu perro puede sufrir, alguna de las cuales puede llegar a ser fatal. Detectar los signos que indican que tu mascota no está bien y necesita atención veterinaria, además de ayudar a que tu perro tenga una larga y feliz existencia, también puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Saber cuando hay que llamar a tu veterinario puede salvar la vida de tu perro en una emergencia. Igualmente entender como se transmiten las enfermedades caninas ayudará a proteger a tu perro y evitar la diseminación de enfermedades peligrosas.

La babesiosis o piroplasmosis es un enfermedad bastante frecuente, es una enfermedad transmitida por garrapatas. Los síntomas incluyen fiebre, sangre en orina y letargo.

El coronavirus canino es un virus que causa diarrea, vómitos y pérdida de peso. A menudo es grave en cachorros y perros jóvenes.

La parvovirosis es muy contagiosa y los síntomas más frecuentes son la diarrea sanguinolenta y los vómitos. Es una enfermedad que puede resultar mortal sobretodo en cachorros y perros jóvenes.

El moquillo canino es muy contagioso y los síntomas incluyen  tos, vómitos y diarrea.

Como en nosotros, la hepatitis en los perros provoca fiebre, vómitos y diarrea.

La enfermedad de lyme, se puede desarrollar tras la picadura de una garrapata, sus signos incluyen dolor articular, fatiga, depresión, pérdida del apetito y mucha sed.

La rabia es una enfermedad mortal transmitida por el mordisco o arañazo de un animal enfermo.

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana difundida por la orina de animales silvestres infectados como las ratas. Puede producir fallo renal y hepático.

La tos de las perreras es una enfermedad altamente contagiosa causada por la bacteria Bordetella con síntomas tales como tos ronca y persistente (ladrido de foca), descagas nasales de mucosidad y lagrimeo.

Si te ha interesado sigue leyendo como detectar algunas de las enfermedades más frecuentes en perros.

¿Qué es la Tos de la Perreras?

        La traqueobronquitis infecciosa canina, comúnmente conocida como tos de las perreras, es un enfermedad del tracto respiratorio altamente contagiosa y causada por varios agentes patógenos. Aparece en aquellos lugares en los que los perros están en contacto estrecho unos con otros, perreras, concursos caninos, grupos de paseo, etc.

¿Qué perros están en riesgo de contraer la Tos de las Perreras?

Todos los perros están en riesgo si mantienen contactos con otros perros. Tiene una tasa muy alta de morbilidad (probabilidad de contagio) y los síntomas pueden ser más severos en cachorros y perros en edad geriátrica o animales debilitados.

¿Cómo se transmite la Tos de las Perreras?

La traqueobronquitis infecciosa canina  es transmitida por la tos, el estornudo o el contacto de hocico con hocico. La enfermedad se puede transmitir muy rápido y puede durar hasta seis semanas.

¿Qué patógenos causa la Tos de la Perreras?

Es una enfermedad causada por multitud de patógenos, a continuación se mencionan los más importantes, no obstante, hay otros virus y bacterias que pueden contribuir a que la enfermedad se desarrolle.

Bordetella bronquiseptica (Bb)

Es el agente causal más frecuente, pertenece a la misma familia de bacterias que causa la tos ferina en humanos, Bb causa enfermedad en muchas especies, incluyendo a los gatos, cerdos, conejos y caballos. El animal que ha estado enfermo puede seguir transmitiendo la Bb hasta cuatro meses después.
Virus de la parainfluenza canina (PC)
A menudo se encuentra junto a Bordetella bronchiseptica (Bb), PC aparece n las secreciones nasales y bucales dos semanas tras la infección. PC por si solo puede causar un catarro leve, pero cuando se asocia junto a Bb, empeoran los signos clínicaos de la enfermedad.
Adenovirus canino 1 y 2 (CAV-1 and CAV-2)
Son dos virus muy similares, CAV-1 causa la hepatitis infecciosa canina y CAV-2 causa enfermedades respiratorias.
Herpesvirus canino (CHV)
Similar al virus herpes humano, CHV solo afecta a los cánidos. Los cachorros pueden infectarse en el útero o en el canal del parto. Puede haber portadores asintomáticos en los que el virus se active durante periodos de stress.
Diagnóstico y tratamiento de la Tos de las Perreras.
Los hisopos traqueo faríngeos y los lavados traqueales, son los dos procedimientos que los veterinarios solemos usar para identificar el agente causal de este proceso.
Los antitusivos pueden ayudar a mejorar los síntomas, los antibióticos también pueden ayudar pero no serán suficientes para eliminar la enfermedad.
Control y prevención de la Tos de las Perreras.
Obviamente la vacunación es el modo major de prevenir esta enfermedad, especialmente en perros que son mantenidos en contacto estrecho y que por tanto constituyen una población de riesgo.
La vacuna se puede administrar a perros de cualquier raza, edad y tamaño, y da protección en 72 horas. Se puede utilizar en cachorros a partir de los tres meses de edad, así como en perras gestantes.
Otras medidas preventivas que podemos poner en marcha son prevenir el contacto entre animales, aislamiento de perros enfermos, así como una adecuada higiene y ventilación de las habitaciones.

¿Qué es la Parvovirosis?

El parvovirus, es un virus pequeño pero muy resistente que puede mantenerse en el medio durante meses o años.
La enfermedad apareció por primera vez como una epidemia en los años 70, matando a miles de perros, hasta que estuvo disponible la vacuna. Aunque ya no es una epidemia, la parvovirosis aun es relativamente frecuente en perros no vacunados. Por ello es tan importante la vacunación.
¿Qué perros tienen más riesgo de coger la parvovirosis?
Todos los perros no vacunados, especialmente aquellos que viven en zonas de alto riesgo y los cachorros. El parvovirus causa una enteritis y es más frecuente en perros de menos de un año.
¿Cómo se transmite la parvovirosis?
Sobre todo a través de las heces de perros enfermos, el virus también puede viajar en nuestra ropa y zapatos, y en las patas y en el pelo de los perros.
¿Qué virus causa esta enfermedad?
El parvovirus canino afecta a todas las razas de perros domésticos, así como a cánidos silvestres (zorros y lobos).
Signos y síntomas de la parvovirosis.
El periodo de incubación es de 4 a 7 días. Generalmente cursa con una enteritis muy severa.
Los signos normalmente son depresión, fuertes vómitos, rechazo de agua y comida, dolor abdominal y una diarrhea sanguinolenta y muy olorosa. Todo esto puede desencadenar una deshidratación muy rápida con un resultado fatal.
¿Cuál es el tratamiento para el parvovirus canino?
No hay un tratamiento específico para la parvovirosis, por lo que es importante aegurarte de que tu perro esté vacunado en todas las etapas de su vida. Algunas vacunas reducen el daño que la enfermedad provoca en los perros, pero no evitan que estos animals excreten el virus en sus heces.
Desafortunadamente, el parvovirus canino es muy estable, por lo que cualquier animal que esté excretando los virus, supone un gran riesgo para el resto.

¿Qué es la Leptospirosis?

La leptospirosis es una enfermedad causada por bacterias que excretan en orina los animales infectados. Es una enfermedad zoonosica muy seria, esto quiere decir que nosotros podemos enfermar al estar en contacto con animales enfermos.
Frecuentemente vemos dos tipos de leptospirosis:
Leptospira icterohaemorrhagiae
Su principal portador es la rata. Se transmite al perro directamente por contacto con la orina o a través de agua contaminada por la orina de ratas enfermas.
Los síntomas pueden variar desde simplemente letargo y depresión, hasta dolor abdominal, ictericia, daño hepático e incluso la muerte. Los perros que han sido infectados pueden convertirse en portadores y de este modo excretar las bacterias en su orina.
Leptospira canicola
El perro es la especie más afectada. Este tipo de leptospirosis afecta principalmente al riñón y puede llegar a producir fallo renal y muerte súbita. De nuevo, los perros que se recuperen de la enfermedad pueden convertirse en portadores y excretar la bacteria en su orina.

¿Que perros tienen riesgo de contraer leptospirosis?
Todos los perros que hacen ejercicio en el exterior, o tienen contacto con roedores o los lugares en los que estos han orinado, están en riesgo. Teniendo en cuenta como se transmite esta enfermedad todos los perros en España deberían vacunarse al menos una vez al año. La vacunación es importante tanto para evitar que se desarrolle la enfermedad, como para evitar la diseminación de las bacterias por aquellos animales infectados.
¿Cómo se difunde la leptospirosis?
Tras ser ingeridas, las leptospiras entran al flujo sanguíneo, atravesando la mucosa gastrointestinal. A continuación la bacteria se multiplica en tejidos como el hígado, el bazo o el riñón, a continuación las bacterias son excretadas en la orina, y de este modo puede volver a iniciarse el ciclo infectivo.
¿Cómo diagnostica el veterinario la leptospirosis?
Tu veterinario sospechará que tu perro tiene leptospirosis por los signos que describes, el historial de vacunas de tu perro y la exploración física que le realizará en el momento de la consulta. Podrá realizar test sanguíneos en los que verá un descenso en los glóbulos blancos y daños en hígado y riñón.
Igualmente podrá realizar pruebas inmunológicas para confirmar la exposición de tu perro a la bacteria.
Gestión médica de la leptospirosis.
Aunque la Leptospirosis puede ser una enfermedad mortal, es posible tratarla. No obstante, el tratamiento no siempre es exitoso. La leptospirosis siempre necesita un tratamiento antibiótico, algunos animales pueden necesitar cuidados intensivos y transfusiones de sangre.
Vacunación para prevenir la leptospira.
La vacunación siempre es una opción mucho mejor que el tratamiento, actualmente existen vacunas muy eficaces para prevenir la leptospirosis tanto en perros como en humanos. Esta vacuna además previene el contagio a través de la orina a otros animales.
Es importante revacunar a tu perro cada año para mantener los niveles de protección durante todo el año. Los últimos estudios indican que el nivel de protección de la vacuna disminuye pasados doce meses.

¿Qué es el moquillo canino?

El virus del moquillo canino es muy contagioso, que puede causar desde signos leves en algunos individuos hasta la muerte en otros. Aunque gracias a la vacunación ha dismunuido mucho el número de casos en los últimos años, aunque debido a la importación de animales, sobre todo de países del este de Europa, y a la dejadez de algunos propietario ala hora de revacunar a sus perros, está reapareciendo esta enfermedad. En  países como Finlandia es la mayor causa de mortalidad en los perros.
¿Qué perros tienen riesgo de contagiarse?
Sobre todo los perros de menos de un año, aquellos no vacunados y los individuos con un sistema inmune debilitado.
¿Cómo se contagia el virus?
La principal vía de infección es a través de las secreciones nasales por contacto directo entre perros. Los signos pueden tardar en aparecer hasta tres semanas. El virus no sobrevive mucho tiempo en el exterior y puede eliminarse utilizando alguno de los productos de limpieza más habituales.
¿Cuál es el agente causal del moquillo canino?
El virus del moquillo canino es de la misma familia que el del sarampión en las personas. Es un morbillivirus. Existen cepas con distinta patogenicidad. La vacunación protege frente a todas las cepas.

¿Cuáles son los síntomas del moquillo canino?
Los primeros síntomas suelen ser respiratorios, con lagrimeo, secreción nsal y tos, acontinuación aparece anorexia, malestar general, vómitos y diarrea. En las últimas fases de la enfermedad puede aparecer una inflamación de las almohadillas plantares y de la trufa. También aparecen signos neurológicos, en caso de que el animal logre sobrevivir, puede manifestar signos neurológicos como la epilepsia toda su vida.
La analítica sanguine muestar una bajada importante de los glóbulos blancos, y cuando la enfermedad está avanzada se pueden detectar virus intracelulares.
¿Cómo prevenir la aparición del moquillo canino?
Es esencial que vacune a su perro siguiendo nuestras recomendaciones y protocolos. Siempre y cuando la madre del cachorro esté vacunada, este tendrá defensas contra el virus durante las primeras semanas de vida. Pasadas estas semanas, los cachorros tendrán riesgo de contagiarse, ya que los anticuerpos transmitidos por la madre van desapareciendo.
¿Cómo se trata el moquillo?
No hay un tratamiento específico, si no que solo podremos realizar un tratamiento sintomático de soporte con fluidoterapia para corregir la deshidratación producida por los vómitos y la diarrea. Antibioterapia para evitar infecciones bacterianas secundarias y ayuda para reforzar a su sistema inmune. El único tratamiento es la prevención.

¿Qué es la Hepatitis canina?

La Hepatitis Canina Infecciosa, causada por el Adenovirus canino, es una enfermedad que afecta al hígado, riñones, ojos y pulmones de los perros. El curso de la enfermedad puede desarrollarse de modo muy rápido, y algunos individuos pueden morirse horas después de haberse infectado.
¿Qué perros tienen más riesgo de contraer hepatitis?
Los perros menores de un año suelen ser los más afectados, aunque también los adultos no vacunados
¿Cómo se transmite la hepatitis canina?
La hepatitis canina se transmite por contacto directo con saliva, orina y heces. Los perros que han superado la enfermedad pueden seguir difundiendo la enfermedad durante seis meses. Los cachorros son particularmente sensible a la enfermedad. El virus es resistente y puede sobrevivir en el medioambiente durante meses.
¿Cuál es el agente causal de la hepatitis canina?
La hepatitis infecciosa canina es causada por el adenovirus-1 que está presente en todo el mundo y puede infectar a la mayoría de las species caninas, aunque algunas de ellas, como el perro doméstico, son más sensibles que otras.
¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis canina?
Los signos clínicos de la hepatitis canina se desarrollan después de un period de incubación de 7 días y suelen ser anorexia, fiebre, encías pálidas, conjuntivitis, tos, dolor abdominal, vómitos y diarrea. Más adelante, el perro afectado puede desarrollar ictericia.
En algunos perros, una vez superada la enfermedad, la cornea queda con un aspecto ahumado, conocido como “ojo azul”, síntoma que normalmente desaparece de modo espontáneo. Desgraciadamente a veces la enfermedad es tan agresiva que produce la muerte incluso antes de que aparezca algún síntoma.
¿Cómo prevenir y curar la hepatitis canina?
El mejor modo de proteger a tu mascota frente a la hepatitis canina es vacunándola.

Tratamiento de la hepatitis infecciosa canina.

El tratamiento dependerá de la severidad de la enfermedad. Puede ser necesaria fluidoterapia intravenosa con sueros glucosados, para recuperar el balance hídrico y energético. Los antibióticos suelen darse para prevenir infecciones bacterianas secundarias. Como esta enfermedad provoca coagulopatías, pueden aparecer hemorragias, según la intensidad de las mismas, puede ser necesario incluso realizar transfusiones.

Aproximadamente moriran el 10-30% de los perros infectados, incluso aunque se les de tratamiento, los cachorros siempre son los más vulnerables.