Gatos mayores

Cuidado de gatos mayores

Gracias a los conocimientos de la medicina veterinaria y a los avances en la atención sanitaria y en la nutrición, los gatos viven actualmente mucho más tiempo y en un estado de salud mucho mejor que antes. Pero, igual que ocurre con los humanos, el paso del tiempo tiene sus efectos, y usted puede de repente un día empezar a notar que su antes vivaz felino parece haber bajado algo el ritmo.

Ser consciente de los cambios naturales que tienen lugar a medida en que el gato envejece, así como lo que usted puede hacer para mantenerle sano, activo y lo más cómodo posible, hace que ambos, el gato y su amo, puedan fisfrutar al máximo de esta última etapa.

¿Como y cuándo sabré que mi gato se está haciendo mayor?

A medida en que los gatos van entrando en la última etapa de sus vidas, experimentan cambios graduales que se parecen a los del ser humano cuando envejece: su pelo pierde color y lustre, sus cuerpos no son ya tan flexibles y sus reflejos no tan agudos como antes. Sin embargo, las enfermedades que aparecen más a menudo en gatos mayores pueden también causar estos síntomas: Por ejemplo, una glándula tiroidea hiperactiva puede hacer que el pelo adquiera un tinte mate y la dolorosa enfermedad artrítica causa en los gatos pérdida de flexibilidad y menor disposición a moverse y a lavarse.

El oído, la vista y el sentido del olfato pueden deteriorarse, y los niveles de energía parecen disminuir. De hecho, como los gatos tienen una tendencia natural a adaptarse fácilmente, los primeros síntomas de vejez son a menudo un descenso general muy sutil de la actividad, junto con una tendencia a dormir más y de forma más profunda.

¿Cuándo podemos hablar de que un gato es mayor?

Los signos pueden empezar a manifestarse entre la edad de 7 y 11 años. Además, un gato sano que vive la mayor parte de su vida en el interior de la casa, especialmente un gato castrado, envejecerá probablemente más tarde que otro que haya sido afectado por problemas ambientales o de salud en sus primeros años de vida.

Por tanto, mientras que los gatos machos salvajes tienen una esperanza de vida media de sólo tres años, un gato casero castrado que esté bien cuidado puede vivir perfectamente con buena salud hasta casi los veinte y, en casos especiales, incluso algún año más. Una vez más, como en los humanos, el proceso de envejecimiento varía según el individuo. Su veterinario podrá juzgar cuando se debe considerar a su gato como un gato mayor.

Dos chequeos anuales para gatos mayores

A medida en que su gato envejece, los chequeos regulares con el veterinario se hacen más importantes. De hecho, en esta etapa de la vida de su mascota se recomienda que se le haga un examen exhaustivo cada seis meses, ya que los gatos adultos pueden envejecer hasta cuatro años (en términos humanos) en el período de un año.

Además del usual examen físico completo, su veterinario realizará un simple test de sangre y orina. Esto le permitirá diagnosticar enfermedades en su primer estadio que todavía no dan síntomas y que pueden ser tratadas antes de empeorar. Normalmente, cuanto antes se proporcione un tratamiento mejor será el resultado para el gato.

Vigilar la salud de su gato mayor

Lo más importante es advertir a su veterinario de cualquier cambio que note en la condición o comportamiento de su gato, por ejemplo si beben o comen más o menos, si orinan más frecuentemente, si no se lavan tanto como antes, si se aprecian cambios en su pelaje, si no responden a las señales u órdenes que se les dan usualmente....

Un problema que usted piense que tiene que ver simplemente con la edad avanzada de su gato puede en realidad ser resultado de un problema médico perfectamente tratable. Por ejemplo, la falta de interés de su gato en hacer ejercicio o jugar puede que no sea consecuencia de la normal disminución de energía asociada con la edad, sino que se deba al dolor y la rigidez provocados por la artritis, una dolencia que se puede controlar con el tratamiento adecuado.

Por tanto, los chequeos regulares pueden contribuir a que su veterinario proponga unas medidas sanitarias preventivas adecuadas para su gato y a que diagnostique cualquier enfermedad con la antelación suficiente como para proporcionarle un tratamiento efectivo. Trabajando juntos, el y usted, pueden hacer que los últimos años de su gato sean saludables y felices.

¿Cuál es la dieta apropiada para un gato mayor?

A medida en que se hace mayor, las necesidades nutricionales de su gato pueden cambiar. Es posible que note que, aunque su mascota esté comiendo menos, engorda. Esto puede deberse a una desaceleración de su metabolismo o a un descenso de su actividad.

El exceso de peso puede causar y/o agravar muchos problemas médicos de los felinos, incluyendo diabetes y problemas cardiovasculares, respiratorios, dermatológicos y articulares. Para ayudar a un gato gordo a perder peso, intente darle cantidades más perqueñas de comida o pase gradualmente a una dieta baja en calorías. Su clínica veterinaria es el mejor lugar para que le aconsejen sobre la dieta, y muchas consultas ofrecen servicios gratis como talleres para la pérdida de peso dirigidos por enfermeros plenamente cualificados.

Otros gatos tienen el problema opuesto: al hacerse mayores pierden peso, a veces como resultado de una enfermedad renal, glándulas tiroideas hiperactivas (condición que se conoce como hipertiroidismo), dolencias coronarias, problemas dentales y diabetes. En todos estos casos puede que disminuya o aumente el apetito. En cualquier caso, pida a su veterinario que le aconseje sobre las necesidades nutricionales individuales de su gato.